Acesso à informação

blog-diplomacia-publica-fundo-escuro

Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas | Negociaciones Intergubernamentales | G-4L.69 |

Consenso de Ezulwini | C-10 | UfC | Small-5ACT


 

Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) tiene la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales y la capacidad legal para autorizar el uso de la fuerza y hacer cumplir sus decisiones en caso de cualquier amenaza a la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresión. Se compone de 15 miembros, diez no permanentes, elegidos por la Asamblea General por períodos de dos años (sin posibilidad de reelección inmediata), y cinco miembros permanentes, que tienen poder de veto (China, EE.UU., Francia, Reino Unido y Rusia).

Cada miembro del Consejo tiene derecho a un voto. Las decisiones en materia de procedimiento necesitan los votos de nueve de los 15 miembros. Las decisiones sobre cuestiones de fondo también requieren nueve votos, incluyendo los de los cinco miembros permanentes, el llamado "derecho de veto". Si un miembro permanente no apoya una decisión, pero no quiere bloquear a través del veto, puede abstenerse de participar en la votación.

La composición y estructura del CSNU retratan el contexto de los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, teniendo los grandes vencedores del conflicto carácter de miembros permanentes, y la falta de una adecuada representación de los países en desarrollo, en particular de países de América Latina y África. Después de casi 70 años del final de la Segunda Guerra Mundial, los nuevos desafíos globales imponen la necesidad de un Consejo de Seguridad renovado y preparado para enfrentarlos.

 

Negociaciones Intergubernamentales

En septiembre de 2008, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó por consenso la Decisión 62/557, que determinó el inicio de las negociaciones intergubernamentales sobre la reforma del CSNU en base a las posiciones y propuestas de los Estados miembros y estableció el plenario informal de la Asamblea General como foro de negociación.

 

G-4

En septiembre de 2004, los Jefes de Estado/Gobierno de Brasil, Alemania, India y Japón constituyeron el grupo denominado G-4 a fin de coordinar sus actividades y promover la reforma del Consejo de Seguridad. Como premisa básica el grupo defiende la expansión del CSNU en las categorías de miembros permanentes y no permanentes con mayor participación de países en desarrollo en ambas para mejor reflejar la actual realidad geopolítica. Con base en el reconocimiento mutuo de que son candidatos legítimos a miembros permanentes en un Consejo de Seguridad reformado, los cuatro países apoyan sus candidaturas recíprocamente.

En 2005, el G-4 y otros 28 países presentaron en las Naciones Unidas el proyecto de resolución A/59/L.64, que preveía:

  • La ampliación del CSNU en las dos categorías de miembros (el total de miembros sería 25);
  • La creación de 6 nuevos asientos permanentes, siendo ellos: 2 para África, 2 para Asia, 1 para América Latina y el Caribe, 1 para Europa Occidental y Otros Estados;
  • La creación de cuatro nuevos asientos no permanentes, siendo ellos: 1 para África, 1 para Asia, 1 para Europa oriental, 1 para América Latina y el Caribe;
  • La reforma de los métodos de trabajo del Consejo;
  • La concesión a los nuevos miembros permanentes de las mismas responsabilidades y obligaciones de los actuales miembros permanentes, incluido el derecho de veto;
  • La renuncia al ejercicio del derecho de veto a los nuevos miembros permanentes hasta que la cuestión fuera objeto de decisión en el ámbito de la revisión de la situación creada por la reforma, que tendrá lugar 15 años después de su adopción.

En reunión ministerial realizada en los márgenes del Debate General la 68ª Sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en septiembre de 2013, los cuatro Ministros reiteraron su visión común de un Consejo de Seguridad reformado y resaltaron la necesidad de intensificar los esfuerzos para que el acuerdo existente se traduzca en resultados concretos hasta 2015 (70 años de las Naciones Unidas y 10 años de la Cumbre Mundial de Alto Nivel de 2005). Destacaron la importancia de reforzar el dialogo con otros países, especialmente con los países africanos y los de CARICOM, y reconocieron la necesidad de mayor involucramiento de la sociedad civil en las discusiones sobre el tema. Además, reiteraron que, dado el apoyo mayoritario de los Estados miembros a una ampliación del Consejo de Seguridad en las dos categorías de miembros, permanentes y no permanentes, ese debería ser un parámetro crucial en el proceso de negociación.

 

L.69

Además de la participación en el G-4, Brasil actúa en conjunto con un grupo de países en desarrollo que apoya la ampliación del Consejo de Seguridad en ambas categorías de miembros y la mejora de los métodos de trabajo del organismo. El grupo fue denominado "L.69" en virtud del proyecto de resolución (A/61/L.69) presentado a la Asamblea General en septiembre de 2007, con la siguiente propuesta de reforma:

  • Aumento del número de miembros permanentes y no permanentes;
  • Mayor representación de los países en desarrollo;
  • Representación de los países desarrollados y de los países con economía en transición acorde con las realidades del mundo contemporáneo;
  • Mejoramiento amplio de los métodos de trabajo del Consejo de Seguridad, incluido mayor acceso para los Estados insulares y los Estados pequeños;
  • Inclusión de disposiciones para un examen.

Desde ese año, el tamaño del grupo aumentó y actualmente se compone de cerca de 40 países en desarrollo de diversas regiones, entre los cuales países de menor desarrollo relativo, países en desarrollo sin salida al mar y pequeños Estados insulares, además de los países del IBSA (India, Brasil y Sudáfrica), entre otros. El grupo mantiene un importante canal de diálogo con el Grupo Africano en torno a las aspiraciones de los países en desarrollo en el proceso de reforma.

 

Consenso de Ezulwini

La Unión Africana adoptó una posición común sobre la reforma de las Naciones Unidas a través del "Consenso de Ezulwini", en marzo de 2005.

En cuanto a la reforma del Consejo de Seguridad, el documento argumenta que la representación africana debe darse por medio de:

  1. al menos dos asientos permanentes en el CSNU, con todas las prerrogativas de los actuales miembros permanentes, incluyendo el poder de veto, mientras exista; y
  2. cinco asientos no permanentes.

También de acuerdo con el documento, la UA sería responsable de la elección de los representantes de África en el Consejo de Seguridad y la cuestión de los criterios para esta selección también estaría a cargo de la propia UA.

En julio de 2005, esa posición común se formalizó ante la Asamblea General mediante el proyecto de resolución A/59/L.67, que defiende:

  • La ampliación del CSNU en las dos categorías de miembros (para un total de 26 miembros);
  • La creación de 6 nuevos asientos permanentes, siendo ellos: 2 para África, 2 para Asia, 1 para América Latina y el Caribe y 1 para Europa Occidental y Otros Estados;
  • La creación de 5 nuevos asientos no permanentes, siendo ellos: 2 para África, 1 para Asia, 1 para Europa oriental y 1 para América Latina y el Caribe;
  • Mejoramiento amplio de los métodos de trabajo del Consejo de Seguridad;
  • La concesión a los nuevos miembros permanentes de las mismas prerrogativas y los mismos privilegios de los actuales miembros permanentes, incluido el derecho de veto.

 

C-10

La posición común del Grupo Africano está coordinada por el "Comité de los Diez de la Unión Africana" (C-10), que se encarga de supervisar las negociaciones sobre la reforma del Consejo de Seguridad e informar sobre los acontecimientos relacionados con el tema de los otros miembros de la Unión Africana, incluso mediante la presentación de un informe para su análisis en las cumbres de la organización. El Comité fue creado en la Cumbre de la Unión Africana de 2005 como un mecanismo de consulta y promoción de la posición africana.
El C-10 está formado por dos países de cada región de África (África del Norte, África Occidental, África Central, África Oriental y África del Sur):

  • Argelia
  • Guinea Ecuatorial
  • Libia
  • Namibia
  • Kenia
  • Congo-Brazzaville
  • Senegal
  • Sierra Leona (Coordinador)
  • Uganda
  • Zambia

Las últimas Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana adoptaron decisiones que reafirmaron el firme compromiso del grupo con el Consenso de Ezulwini y reiteraron la necesidad de la unidad africana en todos los asuntos relacionados al proceso de reforma del CSNU, incluso en "términos sustantivos y procedimentales".

 

UfC

El grupo "Unidos por el Consenso" (UfC por sus siglas en Inglés) se formó en la década de 1990 por países que se oponían a las formas más profundas de la reforma del Consejo de Seguridad. El grupo se hizo conocido informalmente como "club del café", supuestamente porque sus miembros preferían interrumpir las reuniones sobre el tema en lugar de entablar negociaciones eficaces.

En julio de 2005 el grupo presentó el proyecto de resolución A/59/L.68 a la Asamblea General (copatrocinado por Argentina, Canadá, Colombia, Costa Rica, España, Italia, Malta, México, Pakistán, República de Corea, San Marino y Turquía), que sostiene:

  • La creación de 10 nuevos asientos no permanentes;
  • La distribución de los 20 asientos no permanentes de la siguiente manera: 6 para África, 5 para Asia, 2 para Europa oriental, 4 para América Latina y el Caribe y 3 para el Europa Occidental y Otros Estados;
  • Mandatos de 2 años con posibilidad de reelección inmediata.

Además de esa propuesta, los miembros del grupo también han abogado por diferentes modelos intermedios, que prevén la creación de asientos con mandatos de duración más larga.

 

Small-5

El grupo "Small-5" (Costa Rica, Singapur, Liechtenstein, Jordania y Suiza), defendía la reforma de los métodos de trabajo del Consejo de Seguridad, que, según los miembros del grupo, debería producirse en paralelo y de forma independiente a la expansión del organismo.

En mayo de 2012, el grupo presentó el proyecto de resolución L. 42 Rev. 2, de carácter recomendatorio, sobre métodos de trabajo del CSNU. Después de una intensa presión de los miembros permanentes, el grupo retiró el proyecto de la pauta.

 

ACT

El 2 de mayo de 2013, fue lanzado oficialmente el grupo "Responsabilidad, Coherencia y Transparencia" ("Accountabilitiy, Coherence and Transparency Group" - ACT), coordinado por Suiza y formado por otros 20 países de diferentes regiones (Arabia Saudita, Austria, Chile, Costa Rica, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Gabón, Hungría, Irlanda, Jordania, Liechtenstein, Nueva Zelanda, Noruega, Papua Nueva Guinea, Perú, Portugal, Suecia, Tanzania -como observador- y Uruguay), unidos por el propósito de reformar los métodos de trabajo del Consejo de Seguridad , continuando los esfuerzos del "Small-5". El grupo argumenta que el veto no se debe utilizar en casos de genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.

Al anunciar la creación del grupo a los Estados miembros, a los medios de comunicación y a la sociedad civil, el Representante Permanente de Suiza ante las Naciones Unidas dijo que las acciones del grupo no tendrán como objetivo la ampliación del Consejo de Seguridad y no tiene relación con el proceso de negociaciones intergubernamentales realizadas por el RP afgano, Embajador Zahir Tanin. Afirmó que la "misión" del ACT es garantizar que el Consejo de Seguridad, en su composición actual, funcione de manera más transparente, inclusiva, coherente, legítima y responsable.


Acesso à informação

logo-gov-brasil